aprender y compartir

Alicia LlanasMi Diario

yo creo en Dios, siempre lo he hecho, pero creerle a Dios me cuesta.

Yo siempre me considere una persona muy insegura. Sobretodo cuando se trata de estar ante un público.

Dar clases enfrente del salón me ponía mal. Jamás considere que fuera buena hablando y cuando descubrí que podía tener mi propia página de Internet hace ya 15 años, encontré la manera de hablar ante personas sin tener que pasar por esa incomodidad, y eso me gustaba.

Siempre he creído en compartir información

Hace 15 años era fan de un grupo que se llama Hanson, de una cosa a otra termine teniendo la página de internet de “fans” más grande en habla hispana junto con amigas de otros estados y países. La información más importante, las mejores y últimas fotos, vídeos, noticias, lo encontrabas en CDHITZ (así se llamaba). Compartía tanto y material tan “exclusivo” que me gane una advertencia de demanda de parte de los representantes legales de Hanson, si seguía compartiendo cosas que tenían derecho de autor, pero yo sentía esa obligación de compartir. no me podía quedar con la información sólo para mi.

Cuando nació Elías tiempo después deje todo eso, porque mis prioridades cambiaron.

Ahora mi tiempo se invertía en buscar información del síndrome de Down

En el 2007 tuve la oportunidad de viajar a Atlanta al congreso de síndrome de Down más grande con más información en Estados Unidos.

La primera noche que estuve allá me quede con una familia cristiana, una pareja adorable que aunque conocí poco, llevo en mi corazón con mucho cariño. Quisieron orar por mí y algo que dijeron fue que “yo estaba ahí para escuchar y aprender, pero que un día yo sería lo que hablaría y estaría enfrente y mucha gente me escucharía y aprendería de mi” yo pensé : “pero que ridiculez! yooooo??? jamas!! imposible!! no puedo, ni sé hablar en publico!!” pero eso se quedó grabado en mi mente.

El tiempo pasó, está página nació, y se ha convertido en una página de referencia y ayuda a otros padres que pasan por el mismo camino que nosotros, pero seguía siendo en la comodidad de mi casa, dentro de mi zona de seguridad.

Y me ha pasado igual que con Hanson….

no me puedo ni quiero guardar información.

En estos 10 años me he topado con gente que no quiere compartir información o dar consejos que pueden ser de utilidad, y con mucha frustración, me sentía que tal vez yo no estaba haciendo lo suficiente y que lo que ellos no querían compartir conmigo tal vez era lo que mi hijo necesitaba.

Gracias al Internet, al inglés, las ganas de aprender , de buscar más, y que he podido hacer contactos, he aprendido técnicas, leído consejos de todo tipo, diferentes terapias, ideológias, métodos, etc.

Que me han servido con Elías, con Eva y que sinceramente creo que les puede servir a más, por eso la existencia de está página, o de mi canal de youtube o la cuenta de facebook. Quiero compartir y poder ayudar a más personas.

Porque sucede que todos los cursos, congresos, diplomados, certificaciones son costosas…y a veces es pan con lo mismo, pero aun así la mayoría no tiene acceso por localidad, dinero y/o tiempo, y yo les comprendo, yo me sentía frustrada igual pensando que tal vez algo que pudieran decirme ahí, sería la clave para mi hijo.

Pero como les dije soy una persona muy tímida, compartir en Internet es una cosa, pero en público ante 5,10,15 personas es otra historia.

Llevo años dando clases en la iglesia a niños y creo que se me da natural y lo he podido confirmar ahora que doy clases a otros niños con síndrome de Down, creo que Dios me dio el don de ser maestra para niños , pero para adultos no me sentía la mejor capacitada, después de todo hay todo hay personas que tienen mucho más años, mucha más experiencia, y más respaldo para poder hablar.

En la biblia, en Éxodo 4:10-12 DHH dice así:

—¡Ay, Señor! —respondió Moisés—. Yo no tengo facilidad de palabra, y esto no es sólo de ayer ni de ahora que estás hablando con este siervo tuyo, sino de tiempo atrás. Siempre que hablo, se me traba la lengua. Pero el Señor le contestó: —¿Y quién le ha dado la boca al hombre? ¿Quién si no yo lo hace mudo, sordo, ciego, o que pueda ver? Así que, anda, que yo estaré contigo cuando hables, y te enseñaré lo que debes decir.

Esa soy yo : hablar en público? JAMÁS! sin me pongo colorada de los nervio, me empiezan a temblar las piernas, las ideas no fluyen, se me traba la lengua… pero el Señor contestó, y el me eligió.

No me había querido dar cuenta, no había querido tomar este camino.

Hace un año dí una plática del día de las madres …. este año dí sobre inclusión en Hermosillo, he dado varias en linea sobre diferentes temas y esto me ha abierto la posibilidad a otras oportunidades en otros estados.

Y ahora recuerdo esas palabras que me dijeron hace ya 9 años …. “un día serás la que hable y la gente te escuchará y aprenderá” no lo creía, y no lo quería creer, pero ahora sé que así es.

Siento una gran responsabilidad, y esto no es por mi,jamás será por mí, es por y para nuestros niños.