Mi hijo con síndrome de Down no será un niño eterno Parte 2

In Mi Diario by Alicia LlanasLeave a Comment

Elías está creciendo.

Esto no debería ser una sorpresa, todos los seres vivos crecemos, pero cuando hablas de que es un niño que tiene síndrome de Down, de pronto se vuelve “sorpresa”.

Ajá, porque aparentemente las personas con síndrome de Down son niños eternamente, digo no lo son ni en estatura, ni en físico, pero en mente sí no? pues esa es un mito de los que queremos borrar.

Hace un año les compartí la primera parte de esté escrito “Mi hijo con síndrome de Down no será un niño eterno“, y wow vaya que nos está pegando la “juventud” por aquí.

Jamás creí que ser mamá de un pre-adolescente sería tan difícil.

 

elias-esta-creciendo

Y ha sido muy notorio, porque ahora discutimos, y discutimos MUCHO, desde que iniciamos con el Resveratrol, hemos visto un incremento considerable en su comunicación, aun sigue en un nivel bajo, pero ahora expresa muchísimo más de lo que piensa, siente, te hace cuestionamientos de esos que terminas diciendo “porque sí, soy tu mamá y ya”, pero sobretodo empezo a reclamar más su independencia y no me refiero a actividades en el hogar, eso ya lo hace desde hace mucho, me refiero a que quiere salir sólo.

Despertamos una mañana y no estaba

En mayo pasado fuimos a Cancún, alejado de toda civilización, super tranquilo, todos muy amables,  el hotel grandísimo, así que desde el día uno, como todo parecía un laberinto, le enseñé a Elías a que prestará atención el camino para llegar al cuarto, por cual entrada, por cual elevador, el pasillo, el piso, hacia donde caminar saliendo del elevador, etc.

Los niños dormían en una habitación, nosotros en otra, sinceramente no pensé ni si quiera en Eva que se fuera a salir, un día despertamos y Elías no estaba, bueno, más bien mi esposo despertó y yo desperté cuando me dijo “Elías no está!” , ya se imaginarán, ¿cómo? ¿cuándo? el estrés a todo lo que da, mi esposo sale del cuarto yo me quedo esperando por si acaso.

De rato llegan, Elías “regañado” y me dice que lo encontró en el Lobby, un empleado lo llevo ahí.

Hablando con Elías nos dice que el sólo quería ir a ver a la gente en la fiesta , porque una noche antes había sido la boda, entonces, no sé, tal vez pensó que el baile seguía, realmente no nos apuraba que se hubiera metido al mar o a la alberca, el es demasiado precavido para eso, pero si el hecho de que se hubiera perdido entre tanto pasillo, elevador, etc, pero no, el sabía el camino exacto.

Más tarde diferentes personas que habían ido a la boda nos dijeron que lo habían visto caminando sólo, y como lo conocen, y como nos conocen, y lo vieron tan seguro, que no pensaron que se hubiera escapado.

elias-cancun

Y desde ese día todo cambió 

En diferentes ocasiones nos dimos cuenta que se quiso salir de la casa.

Nosotros : Elías! es que no te puedes salir así como así

Elías: Porqué no?

Nosotros: Porque tienes que pedir permiso, y si alguien te roba, y si creemos que algun villano te hizo algo malo?

Elías: pero no pasa nada, estoy bien! soy joven!

Puffff…. así de pronto, dejo de ser nuestro niño, a ser un joven.

Le insistimos muchísimo que tenía que pedir permiso, así que obvio empezo a decirnos cada rato en que quería ir a la tienda sólo.

Estábamos en un proceso 

Íbamos a la tienda, lo esperábamos afuera , mientras el compraba, el era feliz, pero ya no era suficiente, quería más.

Y pues el estaba pidiendo permiso, así que se lo dí.

Cuando vi que dio la vuelta lo seguí, cruce la calle y desde enfrente, escondida lo vi, emocionada, nerviosa, quería gritar, seguramente me veía sospechosa, pero no me importó.

Elías fue y regreso sin problema.

El camino a la tienda 150mts

El camino a la tienda 150mts

 

Estoy aprendiendo a soltarlo

Quisiera que el doctor que me dijo que tendría un ángel conmigo para toda la vida lo viera.

Confieso que no es fácil, estoy aprendiendo a confiar en él, en sus habilidades, en todo el trabajo que hemos realizado durante todos estos años, en la gente que vive a nuestro alrededor, pero sobretodo aprendiendo a confiar en la promesa de Dios de que haría lo inimaginable en la vida de Elías.

Hace unas semanas, antes de salir a Panamá lo envié a la tienda, sin ir detrás de él, me conecté al facebook live, y pude compartir los nervios con otros tantos que me acompañaron.

Hoy recién acaba de llegar, lo mande por unas galletas y me dice “lo siento no había, te traje cacahuates”.

Ahora cada vez lo hace más rápido, más seguro, y sobretodo, supongo, se siente feliz de que le estemos dando la oportunidad de ir a la tienda sólo. Y yo cada vez me siento más tranquila también.

Estamos creciendo juntos.

Leave a Comment