Lo que una mamá de dos niños con síndrome Down espera de la Reforma Educativa

Alicia LlanasMi Diario

A partir de 1993 en la Ley General de Educación, se debe promover la integración de los niños con discapacidad en todos los niveles educativos. Se busca asegurar que todos los niños y las niñas tengan la oportunidad de acceder a la escuela y de participar en procesos educativos que les permitan alcanzar los  propósitos fundamentales de la educación básica y desarrollar todas sus potencialidades como seres humanos.

 Llevo días tratando de ordenar mis ideas y sentimientos sobre la Reforma Educativa.

Por un lado el Presidente de México con las propuestas y por otro lado los maestros que no quieren que se lleve a cabo

Confieso que de política se poco, o más bien casi nada, lo único que espero es que de verdad haya un cambio en la educación de México, en especial un cambio significativo para que la escuela sea realmente para TODOS, no para los más aptos, no para los que aprenden a un sólo ritmo, no sólo para quienes pueden hablar, ver y oír, no sólo para quienes pueden ir al baño sin ayuda de ningún tipo, no sólo para los que pueden caminar/correr/brincar, así es, hablo de que ojalá las escuelas públicas fueran realmente diversas, que fueran integradoras/inclusivas como dicen que son.

Hace unos días estábamos Eva y yo haciendo fila para pagar en la tienda y una señora que hacía fila detrás de mí me dice Disculpe, lleva a su niña a alguna escuela?, le contesto que SI, y me dice: y le hacen caso?

Platicamos como unos 15 minutos, su hijo diagnosticado con TDAH severo, de 8 años “integrado” en una escuela Primaria donde “no le hacen caso” y casi al borde del llanto me dice que no sabe que hacer

Una amiga, su hijo con síndrome Down de la misma edad de Elías, curso el pre-escolar sin ningun problema, pero al entrar a la Primaria fue cuando surgieron los problemas. El niño que sabía ir al baño sólo pero que ese día no se pudo subir el pantalón, en su inocencia quiso pedir ayuda, pero nadie lo hizo, porque no estaban autorizados para hacerlo, en lugar de eso, los niños mientras se burlaban de él, sin que nadie ke ayudará

Estas sólo son dos historias pues podría contarles varias más.

Soy mamá de dos niños con síndrome Down que van a escuelas públicas regulares, Elías cursa segundo de Primaria y Eva cursa tercero de pre-escolar, y ambos tienen buena atención, cosa que no es común cuando se tiene un hijo con discapacidad

Tengo varias amigas que tuvieron en algún punto a sus hijos integrados en escuelas regulares, también tengo otras amigas que en algún momento desearon que sus hijos estuvieran integrados en escuelas regulares, pero ¿qué paso? Aun no controlaban esfínters, o la maestra lo dejaba hacer lo que quisiera, o los papas recibían muchas quejas de los maestros y/o de otros padres, o sus niños  agredidos de alguna manera por alumnos del mismo plantel o incluso por maestros, o los tenían sin hacer nada escolar, o simplemente veían todo lo negativo y nada positivo de que ellos estuvieran ahí, problemas que son solucionables de una u otra manera, pero los papas se cansaron de perder el tiempo, de ver a sus hijos ir hacia atrás en llegar avances, de hablar y no ser escuchados, de buscar ayuda sin encontrarla

Como mamá de dos niños con Necesidades Educativas Especiales (NEE) espero que esta Reforma Educativa sea no sólo una cosa política, sino algo que favorezca la educación de mi país, pero sobre todo que favorezca la educación de niños como mis hijos

No quiero nada del otro mundo. Quiero lo mismo que cualquier padre espera de una escuela y de los maestros: un trato digno y una educación de calidad.

Pero en especial, hablando de niños con discapacidad, espero que:

– Cuando un niño llegue a una escuela sea tratado como merece y sea una regla que debe cumplir cualquier trabajador del plantel

– Reciba el apoyo escolar que necesita por parte de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular

– La maestra de su grupo haga su trabajo con él

– Si la escuela jamás ha tenido un niño con discapacidad sea sensibilizado, de ser necesario que busquen ayuda de un tercero como una asociación o fundación

– La escuela este en condiciones apropiadas y accesibles

– Los maestros salgan de la Normal capacitados o al menos mentalizados y abiertos a la posibilidad de tener un niño con discapacidad en el futuro

– Los maestros reciban capacitación para atender a cualquier niño y estén dispuestos a cambiar su manera de enseñanza

Pero sobre todo que aunque se vea diferente, aprenda diferente, hable diferente, piense diferente, no se le ignore

Nota: Se que la educación no es sólo en la escuela, como papas debemos hacer nuestra parte también. En este post hablo específicamente de cuando en las escuelas no cumplen con aceptar, incluir y educar a los niños con discapacidad