10 cosas que aprendes al estar en Holanda

Alicia LlanasMi Diario

Hay una reflexión muy popular que se llama Bienvenidos a Holanda, escrita por Emily Pearl Kingsley, que hace la comparación del embarazo y nacimiento de un niño con síndrome Down, con un viaje que planeas a Italia, pero que al bajarte del avión te das cuenta que estas en Holanda. No es que Holanda sea un lugar horrible, pero te habías preparado tanto para Italia que estar en Holanda simplemente no te gusta.

Y así pasa cuando tienes un embarazo que anhelas,  sueñas con ese hijo, hasta te atreves a planear su futuro, y cuando te dice el doctor las palabras síndrome Down, comienzas a cuestionar a Dios, piensas en lo que hiciste mal, en la vitamina que te falto, en la genética de quien fue la culpable,etc etc. No es que el bebé sea un extraterrestre, sino que te habías preparado tanto por un bebé sin discapacidad, que tener a este bebé con discapacidad simplemente no te gusta y no te sientes preparada para ser su mamá.


Hoy quiero contarles como ha sido Holanda para mí, lo que he aprendido en estos casi 8 años:

10 >> Holanda es como cualquier otro lugar, tiene lugares bellos, lugares que no te gustan. Momentos buenos y momentos malos, lugares que quieres volver a visitar otros que prefieres mejor evitar.

9 >> Holanda resultó ser más complicado que Italia, pero hice lo que cualquiera haría en lugar que no conoce, busque un mapa, busqué en Internet, y me he ido guiando con consejos de otros que han caído en Holanda por “error”.

8 >> He ido dos veces, y las dos veces han sido viajes completamente distintos. El primero llegué por “error” y aunque no quería ir a Holanda, tampoco me desagradaba, pero volver? NI LOCA. Con el tiempo, comencé a extrañar Holanda, sentí que algo me faltaba, así que comencé a buscar regresar, así fue durante 4 años, hasta que un día pude volver, y aunque creí que iba a a ser fácil estar en Holanda, pues era un lugar que ya conocía, me dí cuenta que había partes de Holanda que eran totalmente nuevas para mí

7 >> En Holanda hablan otro idioma, aunque al principio fue difícil de entender, poco a poco fui aprendiendo. Y es que es inevitable, con señas, sonidos, mímica  como sea hay que darse a entender en Holanda, pero saben algo? tienen muchas ganas de aprender mi idioma! les ha costado tiempo, esfuerzo, práctica, pero poco a poco van logrando hacerlo

6 >> En Holanda a veces se mueven a otro ritmo. A veces me cuesta seguir sus pasos, he aprendido a caminar un poco más despacio, a prestar atención en lo que no hacía por ir corriendo y ha correr cuando haya que hacerlo..

5 >> Muchos hablan de que en Holanda son muy lindos y amorosos, y es cierto, pero el amor no es lo único que necesitan, sino también necesitan trabajo, compromiso, constancia, esfuerzo, no sólo de mi parte, sino de todos.

4 >> No estoy sola en, no he sido la primera, ni la última en llegar a Holanda, gente va y viene todos los días, y déjenme les digo algo, llegar a Holanda y sobre pasar el miedo de estar en un lugar que no te gusta, es sólo para valientes. Hay algunos que mejor toman otro avión de vuelta en busca de ir a Italia, otros ante el miedo de caer en Holanda por error mejor no toman el vuelo

3 >> En Holanda aprendes muchas cosas que antes no sabías, o que no valorabas, aprendes a agradecer y festejar cada pequeño esfuerzo, cada pequeño logro.

2 >> Al final no importa si es Italia, Holanda, China o México, el secreto es saber disfrutar y apreciar de lo lindo, maravilloso y único que tiene cada lugar. Porque todos tienen algo bueno, algo que enseñar, algo que ofrecer, algo que festejar, algo que valorar, algo que admirar.

1 >> No sólo te acostumbraras a Holanda, sino te encantará y siempre ocupará un lugar especial en tu corazón

Gracias Photostyle por tan hermosa foto 🙂