Todo inicio hace ocho años

Alicia LlanasMi Diario

Por allá de Septiembre del 2001, conocí a Felipe de una manera muy particular: por Internet. Una amiga nos presento vía online y a partir de ahí comenzamos a platicar, primero por msn, luego en persona, ya que el y yo estábamos más cerca de lo que creíamos, los dos estudiábamos en la misma universidad, la misma carrera e incluso llevábamos una materia juntos. ¿Coincidencia? no creo!!

Desde entonces hemos estado juntos.

Casi tres años después supimos que íbamos a ser papas, quizás era el error más grande, haber quedado embarazada a los 20 años sencillamente era – disculpen la palabra – una estupidez, pudiendo haber hecho las cosas bien y metimos la pata.

Yo como mujer me sentía super apenada, había defraudado a mis papas y a Dios. La vida, las cosas que soñaba se venían poco a poco abajo.

Estábamos en un restaurante platicando y yo estaba hecha un mar de lágrimas, pero teníamos que encontrar una solución a este problema, jamás pensamos ni hablamos de aborto, ni en dar en adopción, ambas nos hubieran dado la salida perfecta, pero simplemente no eran opciones. Así que decidimos casarnos, pronto íbamos a ser papas, y creíamos que era mejor si lo hacíamos juntos. Felipe me decía que todo iba a estar bien y yo no entendía como podía ser cierto.

Yo les voy a hacer una confesión personal, me aterraba ser mamá soltera, me aterraba la idea de hacerlo sola, de no tener a alguien conmigo a mi lado, y quizás mucho de mi decisión de casarme, aun y que quería a Felipe, también era el necesito hacerlo para no estar sola.

Fueron una semanas bastante intensas, hubo muchas lágrimas, hubo mucho estrés  todo se hizo bastante rápido, ya que luego nos enteramos de que no sólo estaba embarazada, sino tenía 20 semanas de embarazo, ajá tipo el programa de televisión, y se preparó una boda en tres semanas, algo sencillo, pero hermoso.

Hoy cumplimos ocho años de casados.

Lo que parecía haber sido el error más grande del mundo, fue el inicio de una nueva vida.

No ha sido fácil, incluso en momentos un tanto complicado y aveces hasta incluso pensé que quizás no nos debimos de haber casado, pero tenemos claro que todo tiene solución, así como el aborto no era opción, tampoco lo ha sido el divorcio, hemos buscado ayuda y hasta con psicóloga hemos ido a dar.

Hemos tenido momentos bastante fuertes como pareja y créanme ninguno ha tenido que ver con la discapacidad, ni con la adopción.

Lo que me decía Felipe de que todo iba a estar bien, lo he ido viendo y aprendiendo con el tiempo.

Hemos crecido juntos, hemos aprendido juntos y ambos coincidimos que esta vida, aun y con todos los tropiezos, ha sido una vida mucho mejor de la que tendríamos sino nos hubiéramos casado hace 8 años.

Nos hemos hecho mejores personas uno a otro, nos complementamos, nos ayudamos, nos apoyamos, nos guiamos, sabemos que cada uno tiene áreas fuertes y otras donde necesitamos del otro.

Se que no hablo mucho de Felipe aquí, pero sin él simplemente no estaríamos donde estamos ahora.