“Poco a poco fuimos conociendo y aprendiendo y seguimos aprendiendo” – Amaya

Alicia Llanas Invitado del Blog

En los pasados días les compartí cada día la historia de 12 familias, de diferentes lugares, diferentes edades, con diferentes historias y todas compartimos ese +1.

Les mande una lista de 10 preguntas, y ellos escribieron esto, son personas reales, con historias reales y sus palabras son el recuerdo de un inicio diferente, los problemas del síndrome down, sus anhelos para el futuro y un consejo para quienes van iniciando en este camino.

Gracias a cada una de las 12 familias y a quienes se tomaron el tiempo de leerlas, hoy les comparto la última historia

Me llamo Amaya Verdini tengo 48 años, soy Donostiarra (San Sebastián –  España), aunque ahora vivo en Irún, en estos momentos soy ama de casa. Estoy casada con Cipri que tiene 49 años tenemos una hija de 23 años se llama Haizea y un hijo de 21 años se llama Ioannes.

Haizea nació el 16 de junio de 1989, en la residencia de San Sebastián, el parto fue natural, pero cuando nació todos los que estaban en el paritorio se callaron, me preguntaron la edad y empezó a entrar gente, cuando me pusieron a la niña yo la vi igualita a mi hermana Isa y no sospeché nada. A las 8 horas de nacer el médico nos llamó y nos dio la noticia: La niña tiene Síndrome de Down, no nos lo podía asegurar al 100%, primero teníamos que hacerle el cariotipo.

En esos momentos el mundo se me cayó encima, que va ha ser de ella, porque le ha pasado ha ella. Pero como estaba en cuidados intensivos porque yo le había regado mucha sangre en el parto y le tuvieron que hacer una sangría, (quitarle sangre del ombligo), el disgusto del S.D. fue mas leve, porque solo pensábamos en que tenía que vivir y que pasaran las 48 horas para estar fuera de peligro.

Cuando ya estaba fuera de peligro, nos dedicamos a aprender sobre el S.D. No sabíamos nada, no entendíamos nada, estábamos muy perdidos, pero poco a poco fuimos conociendo y aprendiendo y seguimos aprendiendo…..

Ahora después de 23 años miramos atrás y se nos olvidan todos éstos momentos, vemos que Haizea se ha hecho una mujercita, que disfruta de todos los momentos de la vida, hace lo que le gusta y lo mas importante “”ES FELIZ””.

También pasamos momentos muy duros, sobre todo cuando ella quería tener novio, le gustaban todos los chicos, le decía a su padre: Aita búscame un novio….. Teníamos que recordarle todos los días que no podía ir llamando “guapo” a los chicos, que ellos se sentían incómodos y una señorita no decía eso. Pero a la mínima que nos despistábamos, miraba a todos los chicos y decía “guapo”. Fue duro…., en el colegio los profesores tenían que estar muy pendientes de ella, pues le gustaban todos los chicos. Estos momentos fueron delicados, porque también veía que sus compañeras salían con chicos y ella se quedaba sola en casa. Pero todo pasó y ella también tuvo novio durante 4 años, en los que vivimos momentos muyyyyyy bonitos.

Haizea ha trabajado mucho para poder desempeñar un trabajo, para poder bailar y para hacer lo que le gusta. Trabaja en una oficina a media jornada, se levanta, se prepara,  va a su trabajo, lo desempeña sin que nadie tenga que estar pendiente de ella, sabe en todo momento lo que tiene que hacer. Luego tiene sus actividades como cualquier persona de su edad y encima es la bailarina principal de una compañía de baile.
Haizea trabaja, sale de paseo, tiene sus amigas, va de cena, se va de fin de semana, le gustan los chicos, tiene su cantante favorito, le gusta ir al cine, le gusta ponerse guapa para salir, se pinta los ojos, los labios, le encantan los escotes, en fin todo lo que le gusta a una chica de su edad y encima es FELIZ.

Lo único que le pido a la vida es que siga así…… con su vitalidad y con sus ganas de seguir adelante.

Un consejo que os daría es… que no tengáis prisa, cada uno va a su paso y todos son diferentes.
Lo mas importante es ….. “”””CREER EN ELLOS””””””””

Para conocer más de ellos visita su página : http://bailarinaconsindromededown.blogspot.com

Sabías que ……….   Las personas con síndrome Down pueden llegar a ser independientes, conseguir un empleo, salir, y hacer todo lo que una persona sin síndrome Down haga. A algunos le costará tiempo, algunos más esfuerzo, pero al final, Haizea y su familia es un ejemplo de que SI SE PUEDE!

Invitados del Blog

Estos son escritos que he pedido a diferentes padres y familiares, con historias dignas de leer, porque todos hemos pasado por situaciones diferentes para llegar a este camino del síndrome de Down, si te gustó, puedes leer otras aquí