“pareciera que tiene en sus genes el vivir feliz, no conoce otra forma de hacerlo” – Fanny

Alicia Llanas Invitado del Blog

En los próximos días les voy a presentar a 12 familias, de diferentes lugares, diferentes edades, con diferentes historias y todas compartimos ese +1.

Les mande una lista de 10 preguntas, y ellos escribieron esto, son personas reales, con historias reales y sus palabras son el recuerdo de un inicio diferente, los problemas del síndrome down, sus anhelos para el futuro y un consejo para quienes van iniciando en este camino.

Soy Fanny Casas de Lima-Perú, casada con mi Juan y con tres hijos: Juan Antonio (15), Alejandra (12) y la más chiquita se llama Grace, con 2 añitos y síndrome de Down regular.

Mamá de tiempo completo desde mi primer hijo; por eso cuando salí embarazada de Grace, creí que sería fácil, con la experiencia que tenía y con hijos ya grandes. La vida siempre nos sorprende.

Cuando tenía 8 meses y medio de embarazo la doctora me habló de la posibilidad que tenía mi hija de nacer con el SD, fue un shock. Los exámenes no me confirmaron lo que me había dicho; así que, a pedido de Juan, intenté en lo posible olvidarme del asunto y seguí disfrutando de mi embarazo.

El 2 de junio del 2010 nació Grace, por cesárea, chinita, moradita y muy esperada. El pediatra me habló cosas que no recuerdo, solo al final de las muchas palabras escuché  SINDROME DE DOWN. Lo que me dijo la doctora pasó a ser una realidad. No dije nada, no me moví, solo quería estar sola con mi esposo. Cuando el pediatra se fue, empecé a llorar. 

No conocía el SD de cerca, en la familia no había casos ni experiencias de las cuales pudiera aprender.
Fueron mis hijos mayores con su amor puro quienes hicieron más fácil el proceso. Cómo llorar, si ellos la adoraban, no les importaba el síndrome de Down, querían que la lleve a su colegio para que sus amigos la conocieran. Su hermanita no era ninguna “pobrecita”, ella había llegado a un hogar donde era querida y sería muy feliz. Eso les dijimos con mi esposo y se convirtió en su lema.

Ahora luego de más de 2 años, ver a Grace caminando, bailando, aplaudiendo y riendo es lo máximo! Cada logro es una fiesta! Es muy activa, le encanta salir a pasear, la gente, el movimiento. Nadie creería que tiene una cardiopatía. Eso es lo que me gusta de ella, pareciera que tiene en sus genes el vivir feliz, no conoce otra forma de hacerlo; cuánto he aprendido de aquello. Lo difícil ya pasó, ya me acostumbré a las miradas, ella responde con un saludo, no tarda en ganarse a las personas con una sonrisa.

 ¿El futuro?… Ya se acerca la navidad!! Es así como lo veo, es así como he aprendido, a disfrutar el camino. Gracias Grace!, que lindo nombre te pusieron tus hermanos.

A las mamis nuevas solo les podría decir que se den un tiempo a solas con sus bebés, que se den la oportunidad de sentir, que miren más allá del síndrome.

Sabías que ……….  aunque es un mito que las personas con síndrome Down siempre estan felices, SI tienden a ser más felices que las personas SIN síndrome Down

Invitados del Blog

Estos son escritos que he pedido a diferentes padres y familiares, con historias dignas de leer, porque todos hemos pasado por situaciones diferentes para llegar a este camino del síndrome de Down, si te gustó, puedes leer otras aquí