faltan 2 días….

Alicia LlanasMi Diario

Al cumplir los 4 años, Elías ya contaba con la edad obligatoria para cursar el jardín de niños, una vez más iniciamos la búsqueda de una escuela, y pues preguntando fuimos a dar con el jardín de niños donde estuvo Elías y donde esta Eva. Sinceramente pensar en escuela de gobierno me aterraba, pero era lo mejor para nosotros.
El único PERO que me ponían en el jardín de niños, era el control de esfinters, bueno, no era un requisito para inscribirlo, sino simplemente para comodidad de todos, especial ya que ahí no lo llevarían. 
Así que comenzamos el control de esfinters con el apoyo de la guardería y gracias a las vacaciones de semana santa y a la época del AH1N1 donde estuvimos encerrados así que aprovechamos para darle duro al control de esfínters, hasta ese momento Elías había usado pañal siempre, y gracias a Dios logramos que al menos se aguantará las 3 horas que iba a estar en clases. fiuuff lo logramos en menos de 6 meses!
Fue muy emotivo decirle adiós a las maestras de la guardería porque la verdad es que nos apoyaron mucho, tuvieron mucha atención y dedicación y realmente fue una guardería completamente inclusiva (lástima que ya cerraron :() que bendición!
Al entrar al jardín de niños no niego que me daba nervios dejarlo ahí, Elías se veía tan chiquito, pero llego sin miedo y entro al salón como todo un campeón! Le toco una muy buena maestra (quien es ahora la maestra de Eva) y muy buenos compañeros. 
La verdad es que Elías ciertamente no tenía muchas de las habilidades para estar en un jardín de niños, pero los demás niños tampoco! ahí fueron aprendiendo en grupo las reglas etc, y pues para Elías la novedad eran los juegos, así que buscaba salirse del salón para ir a jugar. 
Como tuve la brillante idea de meterme en la mesa directiva, pude también estar presente en muchas de las actividades, poder conocer a las maestras mejor, poder conocer y platicar con los compañeros de Elías, trate realmente de no meterme. 
Elías siempre ha sido más tímido, así que otra cosa con la que batallábamos era para que hablará, no se si sería por pena, o que, pero no quería hablar, las maestras creían que no sabía hablar hasta que un día nos oyeron platicando, digo, su lenguaje no era muy claro pero si teníamos conversaciones.
Comenzó a mostrar mucho interés por dibujar y escribir, recuerdo que al entrar al jardín de niños dibujaba mucho un resbaladero con el arriba y su maestra lucy cuidándolo, 😉
Elías no es muy bailador (bueno ahora con Eva cambia la cosa) pero las primeras tres asambleas del jardín de niños se lució aw… tan pequeño y tan tierno que se ve –snifff ….