Desarrollo Social – Parte 3 y última

Alicia Llanas Información

Expectativas y habilidades administrativas de los padres

Traer al mundo a un niño es una tarea dificil y el progreso de todo niño es influenciado por las expectativas de la familia y por las habilidades administrativas de los padres
Todos los niños responden a los comentarios sociales que reciben sobre sí mismos, su comportamiento y la manera en la que se espera que se comporten.
Los padres tienen diferentes expectativas para un niño de dos años comparado con las expectativas para un niño de cinco años. Estas variaciones en las expectativas del comportamiento influencian el desarrollo social de los niños en todas las familias.
Cuando un niño tiene una discapacidad, es mas frecuente que los papás conozcan las expectativas y demandas para un buen y apropiado comportamiento. Sobre que se juzga esto ¿En las habilidades de desarrollo en el que esta el niño o en su edad cronologica? Es fácil tomar como bebé a un niño con discapacidad – esto es tratarlos como más chicos de lo que son – y el niño puede que tome una conducta inmadura por un periodo más largo de lo necesario.
Los retrasos cognitivos y de lenguaje que experimentan la mayoría de los niños con Síndrome Down pueden hacerlos más difíciles de manejar en algunos aspectos. Las rutinas y las expectativas claras en cuanto al comportamiento le ayudan al niño a entender las reglas más facilmente. En otras palabras, puede que haya menos oportunidades para actitudes más flexibles en cuanto a comportamiento y los padres pueden beneficiarse del apoyo y la guía sobre la necesidad de una buena conducta desde el primer año de vida de niño.
Los maestros y las personas que los cuiden también deben ser animados a esperar y recomensar el buen comportamiento. En la escuela preescolar, los niños con Síndrome Down se debe esperar que se comporten de manera socialmente apropiadas para su edad y para adaptarse a las rutinas de la escuela. En la experiencia de los autores de este escrito através de muchos años, las dificultades de comportamiento que surgen en la escuela o en sus comunidades son más comunes por un inapropiado manejo de conducta.
Sin embargo, los niños con Síndrome Down pueden ser bastante desafiantes, aveces en maneras muy traviesas, ya que muchas veces les gusta ver que tanto pueden empujar los límites en una nueva situacion. Algunos de estos niños pueden estar aprendiendo y explorando comportamientos.
Los niños con Síndrome Down a menudo usan su buen conocimiento del comportamiento de los demás para conseguir las reacciones que se desee, por ejemplo, correr lejos, y una variedad de otros comportamientos como tocar el trabajo de otros niños o hacer algún ruido en la clase para obtener la atención de la maestra.
Para algunos niños, la conducta no es fácil de cambiar y si un niño es constantemente difícil en la escuela y en la casa, los papás y los maestros deben trabajar juntos para desarrollar estrategias en común, para poder cambiar la conducta.