Desarrollo Social – Parte 2

Alicia Llanas Información

Continuando lo del desarrollo social otros factores:
Lenguaje y habilidades cognitivas
El desarrollo social de un niño es influenciado por su entendimiento de su entorno y del comportamiento de otros, así que los niños con retraso cognitivo (mental) puede que tengan más dificultades para comportarse socialmente o para controlar su comportamiento. Serán más grandes para cuando comprendan, por ejemplo, el porque ciertos comportamientos pueden ser peligrosos.
El progreso de un niño en lenguaje también influenciará todos los aspectos de su desarrollo social. Mientras el razonamiento de lo que se le dice al niño progrese, será posible razonar con ellos y explicarles porque ciertos comportamientos son buenos y otros no (aunque también se puede comunicar esto efectivamente con formas no verbales, como con acciones y gestos). Cuando su lenguaje y comunicación se desarrolla, los niños experimentan menos frustración y pueden explicar como se sienten o pedir lo que quieren.
Es probable, que los niños con Síndrome Down que progresan más despacio que otros en lenguaje y cognitivamente, estén en más riesgo de dificultades de comportamiento y sociales, y serán más difíciles de manejar por periodos más largos durante su infancia. Para casi todos los niños con Síndrome Down, su competencia social y comportamiento bueno constante irá mejorando mientras vaya creciendo.

Ambiente Familiar


Todos los niños son influenciados por sus experiencias con sus familias y con la relaciones entre otras familias; sus personalidades y su comunicación interpersonal varían mucho. Los niños necesitan sentirse amados, deseados y seguros emocionalmente así como tener cubiertas sus necesidades básicas de techo, comida y cuidados. Algunas familias experimentan más dificultades que otras en establecer un ambiente de apoyo emocional así como de comunicación entre los miembros de la familia. En estas familias, la tarea de educar a los niños será más difícil que en las familias que tienen estabilidad emocional y los niños de estas familias pueden tener más dificultades sociales, de comportamiento e incluso tener problemas en la escuela.


Otras familias tienen más desventajas sociales que otras, como el desempleo, papas solteros, pobreza y malas condiciones de vida. Los padres que tengan cualquiera de estas desventajas se les dificultará más atender a los hijos y los niños tendrán más riesgos de tener problemas en el desarrollo


Estos estudios indican que las diferencias familiares tienen el mismo efecto en el progreso de los niños con Síndrome Down, así como con los otros niños.


Además algunas familias encuentran más difícil adaptarse a ser papás de un niño con discapacidad y la manera que los papas se adaptan y usan sistemas de apoyo afuera de la familia también influencia el progreso del niño con Síndrome Down