Desarrollo Social – Parte 1

Alicia Llanas Información

El desarrollo social comienza desde los primeros días de vida del bebé y es fuertemente influenciada por sus papas o por quien lo cuida. Y en cambio quien este a cargo del bebé es influenciado fuertemente por las experiencias en los primeros días. Algunos bebés son más difíciles que otros y algunos padres podrán acoplarse con bebés difíciles con más confianza que otros. En otras palabras, el desarrollo es un proceso dinámico e interactivo en el que el comportamiento del niño y de los papás se influencian unos a otros.
Vamos a ver cuatro influencias principales en el desarrollo social: temperamento y personalidad, lenguaje y habilidades cognoscitivas, ambiente familiar y las expectativas
Hoy les voy a escribir sobre la primera:
Temperamento y Personalidad
El comportamiento y desarrollo social de un niño es influenciado por su temperamento y personalidad. Algunos niños son ansiosos otros son calmados. Algunos niños son sociables y otros son tímidos. Estudios indican que el rango de temperamento y personalidad en niños con Síndrome Down es el mismo que se observa en niños que se desarrollan tipicamente. Hay poca evidencia que soporte el mito de que los niños con Síndrome Down son más tranquilos y más felices
El temperamento se usa para describir el comportamiento básico de un niño. En niños se caracteriza por coleccionar información según su nivel de actividad, regularmente en funciones biológicas tales como: hambre, sueño y movimiento del intestino, la disposición a aceptar nuevas situaciones y personas, adaptarse a cambios en la rutina, sensibilidad al ruido, luces brillantes y otros estimulantes,ya sea que el estado de animo se incline hacia la alegría o tristeza la mayor parte del tiempo, la intensidad de respuestas, la distracción o el grado de persistencia. Basado en estas características, los diferentes tipos de temperamento han sido identificados por los investigados estudiando el desarrollo típico de niños y jóvenes, incluyendo los ‘fáciles’ , ‘difíciles’, ‘lentos para abrirse’ y los que ‘de inmediato se abren’. Los estudios con niños que tienen Síndrome Down indican que la proporción de niños clasificados en cada tipo es similar a la proporción de niños que se desarrollan tipicamente.
Esta informacion indica que, como los niños que se desarrollan tipicamente, algunos de los niños con Sindrome Down serán más difíciles que otros, y otros tendrán más dificultades para socializar que otros, como el resultado de las diferencias de temperamento.
Algunos niños y jóvenes con Síndrome Down, como otros niños, tendrán adicionalmente dificultades como el Autismo, déficit de atención, hiperactividad, desorden compulsivo obsesivo, ansiedad o depresión, la cual debe de diagnosticarse y atenderse apropiadamente. Cualquiera de estas dificultades afectara el funcionamiento social