Invitado: Carlos

Alicia LlanasInvitado del Blog

Ahora me toca a mí hablar de Elias. Mi nombre es Carlos, soy el hermano de Alicia y tío de Elias. Antes de que naciera Elias, yo ya quería conocerlo y desde el momento en que nació he ido a todo evento posible en el que salga. Hay que aprovechar mientras se pueda. Algunas veces no puedo por andar en la escuela.

Siempre he estado al pendiente de él, bueno, aun sigo estando al pendiente de él y más ahora que anda de un lado a otro corriendo y siendo traviesillo como cualquier niño.

Cuando viene a la casa o que voy a la suya, siempre que me ve luego luego quiere que juegue con él, y ahí me anda llevando al cuarto donde están los juguetes. Agarra la pelota y ahí andamos pateándola, o agarra la guitarra y me da un pequeño piano o el pandero y él anda tocando y cantando mientras que yo solamente toco el pianito. También a veces jugamos a las luchitas y anda tumbándome al piso. Siempre anda agarrando un juguete y luego se aburre y va al cuarto por otro y otro hasta casi sacarlos todos.

No siempre jugamos, porque cuando hay niños más o menos de su edad, ya se olvida de mí y ni me hace caso, creo que en ese momento pasé de ser su primera opción a última jajaja. O también es de que, cuando estoy en clases y tengo mucha tarea, me encierro en mi cuarto, mientras que él anda insistiendo, tocando la puerta y tratando de abrirla. Y cuando es la hora de la comida, Elias es quien me avisa, algunas veces me engaña ¬¬ y anda diciendo “CALOOO A COMEEE!” algo así dice, eso es lo que yo entiendo o la otra es que llega a mi cuarto y me hace la seña de “comer”.

Aprendí junto con Elias algo de lenguaje de señas que le enseñó su mamá. Pero solamente se me quedaron en la mente las principales para poder darme a entender con Elias cuando estaba más pequeño y que hablaba menos. Ahora, aún hago una que otra seña, pero a la vez le hablo y me entiende lo que digo. A veces no entiendo lo que me quiere decir y necesito que su mamá me ayude para entenderlo, aunque hay veces que ni su madre le entiende.

Como por ejemplo hoy en la tarde, mientras esperábamos a que la comida estuviera lista, Elias y yo estábamos sentados en la cocina y comenzaba a cantar algo y comenzaba a mover las manos y él quería que hiciera lo mismo y pues yo lo seguía y repetía lo que él hacía. Yo no supe lo que cantaba, mi hermana si supo cuál cantaba pero él lo hacía a su estilo.

Ya por último quisiera decir, que desde que nació Elias, todas las personas que lo han conocido le tienen mucho cariño, platican y juegan con él, olvidándose de que tiene SD. El hecho de que tengas SD no quiere decir que te deban ver de manera diferente.

Carlos