Y tu ¿qué vas a hacer?

Alicia Llanas Adopción

Hace 5 años y medio estaba una mujer en una situación muy difícil  dando a luz a una niña, de ojos claros, piel blanca y cachetona.

Me pregunto, si ella había decidido desde antes, que por su situación, no la podía tener? Qué habrá pensado cuando la vio? o fue hasta que supo que tenía síndrome Down que decidió que era demasiado para ella?

Esa bebé llego recién nacida a una casa, rodeada de niños que no eran sus hermanos, de adultos que no eran sus papas, ni tíos, ni abuelos. Rodeada de extraños que iban y venían, algunos que llegaban y la visitaban a diario, de otros que la sacaban a pasear y compraban cosas, algunas veces llegaban con regalos, otras con comida para compartir.

adopcion-sindrome-down-mexico-2

¿Cómo pasaría sus días? ¿Quién acudiría a ella cuando lloraba? ¿Quién estuvo ahí para festejar sus primeros pasos? ¿Quien le daría de comer cuando no podía hacerlo sola? ¿Quién cuidaba de ella cuando estaba enferma?

Hubo varias personas que en algún punto hubieran querido poderla adoptar, pero simplemente no podían

Ella creció y aprendió lo mejor que se podía en su situación

Su carácter y su fortaleza le ayudó a ser autosuficiente

Dios jamás la abandono. Dios estuvo ahí, cuidándola, cobijandola, amándola, y preparando algo grande para ella: una vida nueva

Cuando a oídos de una pareja llego la noticia de una niña con síndrome Down disponible para adopción, fue la señal que estaban esperando, tanto habían discutido, hablado, pensado, orado por ella, y simplemente sabían que ella era su futura hija, pero aun así ellos tenían que decidir.

adopcion-sindrome-down-mexico-3

No estaban obligados a adoptarla, podían haber dicho no puedo, podían haber dicho no tenemos el dinero suficiente, pudieron haber dicho pero queremos un hijo sin discapacidad, podían haber puesto cualquier pretexto, cualquier excusa, todas eran validas. Pudieron haber seguido con su vida tranquila, cómoda, fingiendo que era la mejor decisión, pero no pudieron, dentro de ellos sabían que esa niña era para ellos, aun y con el temor y nervios de criar una segundo hijo con síndrome Down

Como me hubiera gustado haber llegado a su vida desde que nació, como me hubiera gustado estar ahí para darle de comer, arrullarla para dormir, aplaudirle en sus primeros pasos, pero no fue así, llegamos tarde. Yo se que Dios es perfecto, sus planes, sus tiempos son los mejores, pero aun así a veces pienso que su vida hubiera sido mucho más fácil de haber tenido una familia desde el día en que nació.

Es por eso que hago esto, el compartir nuestras vidas, la historia de Elías y la historia de Eva. No porque me crea mejor madre, no porque crea que yo lo sé todo, lo hago para poder llegar a más personas, poder estar  con la mamá que no sabe que hacer al recibir un diagnóstico prenatal, poder hablar con la mamá que tiene miedo de criar un hijo con síndrome Down, poder aconsejar a la mamá que no sabe como educar a un hijo con síndrome Down, poder sensibilizar a otros sobre el síndrome Down y sobre la adopción, y quizás, algún día, alguien al leer…….al ver…… sepa, como un día yo lo supe, que estos niños valen mucho, valen el esfuerzo, valen lo suficiente como para darles la bienvenida a una familia, no por el hecho de que ganemos algo nosotros como papas, sino por el hecho de simplemente amar a ese niño como tuyo, por el hecho de saber que es quien completa a tu familia.

Todos los días leo diferentes blogs de adopción, algunos de su primera adopción, otros de su segunda, o incluso tercera adopción, y ver a sus niños cambiar, es algo que aun el día de hoy me sigue emocionando. Me sigue moviendo y motivando para seguir compartiendo la historia de vida de Eva y de otros niños, y así tal vez un niño pueda ser el siguiente en ser escogido

adopcion-sindrome-down-mexico-4

Últimamente he pensado mucho en los tres niños con síndrome Down que estaban para adopción en San Luis Potosí. ¿Seguirán ahí? Y la otra pequeña que una amiga conoció en Sonora? cuantos niños no habrán como ellos esperando por una oportunidad, esperando por una familia.

Hace dos años supimos de Eva por medio de un tercero, alguien visito la casa hogar, vio que su necesidad primordial no era ropa, ni pañales, ni comida, sino una familia y pasó la voz, gracias a eso hoy Eva esta con nosotros.

Quizás tu no puedas adoptar, quizás algún día te gustaría adoptar, quizás puedas donar dinero, quizás sólo necesitas pasar la voz, hay niños en todos los países esperando por una familia, y ¿tu que vas a hacer?